Rusia: el impacto de la guerra y sus aliados latinoamericanos

En Centroamérica, en particular, Rusia ha encontrado eco a algunos de los temas que forman parte de su agenda geopolítica.

Rusia
Rusia ha ganado terreno en países de Centroamérica. Imagen: tomado de Diseñado por Freepik (www.freepik.es).

POR GRETTA HERNÁNDEZ
IberoNews.- La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) votó a favor de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos en respuesta a los supuestos abusos que está cometiendo en Ucrania. No fue ninguna sorpresa que Nicaragua votara en contra del veto y que El Salvador, simplemente, se abstuviera.

Tiziano Breda, analista para América Central de Internacional Crisis Group, considera que uno de los impactos que ha sido más evidente, tanto en la región como a nivel global, es el alza en los combustibles. Siendo la región totalmente dependiente de la importación de hidrocarburos, los países se han visto afectados por el precio del petróleo y subsecuentemente de la gasolina y sus derivados.

A nivel de inversión directa e intercambio comercial, añade Tiziano, los impactos de la guerra han sido de bajo alcance. Algunos países importan bastante trigo de Ucrania y de Rusia, pero no se ha visto reflejado en los precios de las pastas, las pupusas y otros alimentos que usan harina de trigo.

La gasolina sí ha tenido un repunte importante. En Guatemala, explica el analista, el galón de gasolina está en 40 quetzales. En diciembre su precio era de 25 quetzales.

Más allá de la guerra

En el caso de las 11 medidas que tomó el presidente Bukele para amortizar el impacto de la guerra, Tiziano considera que el tema no sólo se debe ver desde un punto de vista económico, sino también político, puesto que tiene que ver monopolios, por ejemplo, el del transporte.

Si bien los líderes transportistas tenían una historia de corrupción y de abusos en los precios, desde el punto de vista del marco legal, hay una preocupación por la manera en la que se llevó a cabo la expropiación.

El también sociólogo considera que, sino se hubiera puesto en marcha el llamado “impuesto de guerra”, que consiste en la suspensión por tres meses en el cobro del impuesto del Fondo de Estabilización para el Fomento Económico (FEFE), el alza en los precios del combustible se hubiera disparado.

La economía salvadoreña, prosigue, tiene poco margen de movimiento fiscal y está alcanzando niveles de deuda muy altos en comparación con el PIB, por lo tanto, el dilema es qué tan sostenibles serán las medidas que éste y los otros gobiernos de la región puedan tomar frente a la crisis global.

Le invitamos a leer: Agua: el problema que viene en Latinoamérica

Honduras está en una situación parecida. Una de las primeras medidas de la presidenta Castro fue la de subsidiar la energía eléctrica. Tiziano se pregunta: “¿Cómo balancear estas necesidades públicas con margen de niveles fiscales muy limitados y una situación económica ya de por sí bastante grave en la región?”.

Los lazos rusos en Centroamérica

En cuanto a los liderazgos rusos en la región, Tiziano Breda afirma que, como parte de una estrategia global de nuevo liderazgo por parte de Putin, el acercamiento de Rusia en Centroamérica ha sido en los últimos años político.

“Rusia quiere afianzar relaciones en una zona que es de mucha influencia norteamericana. Y por parte de los países centroamericanos, el acercamiento a Rusia podría ser un intento de contrarrestar la presión creciente que ejerce el país del norte para los temas de corrupción, por ejemplo”, apunta el especialista.

Ahora con la guerra en Ucrania, dice, hay una realineación de las relaciones: “Honduras y Guatemala han puesto en segundo lugar las relaciones con Rusia y se han acercado más a Washington. En cambio, con El Salvador y Nicaragua, están siendo más cercanas, sobre todo, con Nicaragua”.

El gobierno de Ortega recibe ayuda económica y promesas de inversión, por ejemplo, la ampliación del aeropuerto, que aún no se ha materializado todavía, pero en ámbitos de seguridad e inteligencia militar han tenido presencia desde hace varias décadas.

En el tema del espionaje ruso en Nicaragua, asegura Tiziano, se ha manejado desde hace muchos años. La versión oficial dice que es para fortalecer la lucha contra el narcotráfico y la seguridad pública; sin embargo, la evidencia de que esté hecha exprofeso para espionaje, es muy poca.

La crisis de insumos

El analista de Crisis Group considera que una crisis energética a nivel global con repercusiones en el tema alimentario, debería empujar para rediseñar programas de producción agrícola.

“El cambio climático está impactando severamente a la región, hay un corredor seco que afecta a millones de personas en cuanto a sequías prolongadas, seguidas por inundaciones causadas por lluvias torrenciales, por lo tanto, habría que insertar una especie de resiliencia y adaptación al cambio climático, algún tipo de medida que pueda hacer a la región menos dependiente de la importación de algunos productos”.

La relación más estrecha de Rusia es con Nicaragua.  Desde hace más de 40 años cuenta con apoyo militar y económico. Daniel Ortega recibió la visita de Yuri Borisov, viceprimer ministro de Rusia y días antes contó con la presencia del presidente de la Duma, Viacheslav Volodin.

En medio de la escalada de tensiones con Estados Unidos por la invasión a Ucrania, Ortega expresó “la solidaridad al presidente Putin y el aliento en esta lucha que está librando el pueblo ruso por la paz”.

Los grandes aliados

La gira de Borisov por algunos países de América Latina tiene el objetivo de reforzar su cooperación estratégica con Cuba, Nicaragua y Venezuela en todos los ámbitos, incluidos el militar y tecnológico.

Aunque son opacas las cifras comerciales entre ambos países, en el portal de SELA (Sistema Económico Latinoamericano del Caribe) reporta que “desde enero de 2012, Nicaragua ha planificado ofrecer a Rusia un portafolio de proyectos por 600 millones de dólares, que incluye la firma de acuerdos de cooperación y un tratado de libre comercio.

Ambos países estrecharon sus relaciones en 2007, tras una pausa de 16 años en que Daniel Ortega se mantuvo fuera de la silla presidencial. Rusia dona 100 mil toneladas de trigo a Nicaragua cada año desde 2011. El país europeo también donó 520 autobuses y 500 vehículos marca Lada para taxi.

Le invitamos a leer: Costa Rica y Panamá son los líderes de la digitalización en Centroamérica

La ‘conspiración’ rusa

Puede sonar a teorías conspiratorias, pero si se escribe en Google Maps la frase “radares rusos, Managua. Inteligencia militar”, la plataforma muestra un espacio arbolado con tres grandes antenas. Los artefactos están situados cerca de la laguna de Nejapa. Para algunos analistas es la confirmación del espionaje. Rusia no se ha pronunciado al respecto, y Nicaragua, niega que sea para tal función.

La instalación de dichas antenas sucedió en el año de 2016 por un acuerdo entre los gobiernos de Daniel Ortega y Vladimir Putin, y está a cargo de la Agencia Federal Espacial de Rusia, también conocida como Roscosmos.

El presidente nicaragüense asegura que es para el combate al narcotráfico. Lo cierto es que a Estados Unidos le inquieta la estación satelital.

Un analista internacional, que prefiere guardar el anonimato, menciona que para los nicaragüenses no es ningún secreto las relaciones entre Rusia y Nicaragua; sin embargo, considera que el liderazgo político ruso se ha incrementado con la presencia de Ortega en el poder.

Otra constante entre los negocios rusos es la supuesta creación de su vacuna en tierra nicaragüense, explica la fuente. “Mechnikov es un laboratorio ruso que opera aquí, el embajador ruso anunció que para enero de 2022 tendrían listas las vacunas contra el SARS-CoV-2, pero no tenemos noticias que confirmen que ya estén las vacunas listas”.

El problema es que, remarca la fuente, la información la maneja por completo el gobierno. Los medios independientes operan a “escondidas”. “De tal suerte que se escucha mucha información sobre los negocios que emprenderán los rusos, pero nunca los vemos funcionando. No hay ningún tipo de rendición de cuentas, ni siquiera al poder legislativo. A nadie”.

Guatemala, una incognita

El Ejecutivo anunció, un día después de la invasión a Ucrania, el retiro de su embajadora en Rusia. El presidente Alejandro Giammattei dijo que su gobierno no acepta que se ataque la soberanía de ningún país.

En una dirección contraria a su discurso, Giammattei está envuelvo en el caso de una cadena de corrupción en la que una minera rusa está acusada de corromper jueces y policías para favorecer la continuidad de la operación de la empresa.

Un grupo de periodistas internacionales publicaron las filtraciones de documentos de la compañía guatemalteca de Níquel (CGN) y Pronico, empresas que manejan la licencia de la minera Solway Investmensts, empresa situada en Suiza con capital ruso.

El Fénix, ubicada en el Estol, es la mina de níquel más grande en Centroamérica. La historia de corruptelas y persecución de líderes indígenas que se oponen al proyecto por ecocidio datan de 2012.

El portal Forbidden Stories, narra que, en febrero de 2021, “los trabajos de extracción fueron suspendidos por no haber consultado suficientemente a las comunidades locales sobre los impactos ambientales y sociales”.

El 6 de enero de 2022, el Ministerio de Energía y Minas de Guatemala (MEM) firmó una resolución a favor de levantar la suspensión para que la empresa Solway Group continuara con la extracción del níquel. Según las filtraciones, esto no se pudo lograr sin la aprobación de Giammattei y el soborno a jueces.

En 2017 el lago Izabal se tiñó de rojo, presuntamente por la contaminación de la mina.  El 27 de mayo del mismo año, los pobladores se levantaron contra la minera y durante las protestas murió el pescador Carlos Maaz por el disparo de un policía.

En junio de 2020 Giammattei recibió una carta del gerente general de CGN-PRONICO, Sergey Nosachev, en la que pedía el “apoyo para garantizar la libre locomoción” en el municipio de El Estor. Un mes después el presidente envió cientos de militares a El Estor “para frenar los actos violentos contra la policía, instigados por grupos criminales que quieran desestabilizar a la autoridad”.

La relación de El Salvador

Melissa Salgado pertenece al departamento de Economía de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). Antes de dar paso a la entrevista, opta por explicar por qué en Centroamérica se habla tanto de Rusia y China.

Centroamérica, explica, ya venía dando señales contundentes del agotamiento del modelo económico neoliberal. Las grandes expresiones de ello fueron las caravanas migratorias. Situación que ya sucedía antes de la epidemia por Coronavirus.

La pandemia acentúa la desigualdad social que permea en toda la región. Pone de manifiesto cómo el sector de economía informal sigue siendo la principal fuente de ingreso de muchas familias. “Por demás decir que el año de 2020 fue muy complicado: pandemia, tormentas tropicales e incluso, sin ser tsunami, tuvimos oleajes fuera de la categoría habitual que devastaron decenas de pueblos”.

Y añade: “En el caso de El Salvador, está Bukele, quien cada vez tiene un perfil más claro de autócrata. Entonces, frente a la trayectoria de una crisis que ya se veía venir, frente a la crudeza del año 2020, la respuesta política ha sido del lado de coerción”.

“La arena política de este presidente está en Twitter y desde allí lanza sus discursos antiimperialistas. Eso sí es inédito en la historia política de mi país. En ese contexto, de menos, discursivos, aparecen los nombres de dos grandes economías: China y Rusia”.

Salgado, quien cuenta con maestría en Economía por la UNAM, explica que China tiene intereses económicos más palpables. Rusia no tiene interés político ni tampoco económico. “El interés ruso por nosotros es un rumor, afirma. No tenemos atractivos comerciales como los commidities, tenemos una gran ola migratoria, no contamos con recursos para exportaciones”.

El precio del galón de gasolina, cita la economista, era el 23 diciembre de 2020 de 2.76 dólares, para 31 marzo de 2022, llegó a 4.59 dólares. Quitándole el impuesto que propuso Bukele 4.31 dólares. “El diésel es el combustible del transporte pesado, con ese ya tienes el impacto en todo lo que se mueve por flete y afecta en todas las cadenas de suministro”.

“El peso de Estados Unidos sigue siendo muy significativo. Dependemos mucho del país del Norte. Sólo para darte una idea, es el principal origen de las importaciones, es el principal origen de la inversión extranjera directa, es la principal fuente de cooperación internacional, es nuestro principal destino de importaciones. Tenemos alrededor de 2.5 millones de salvadoreños viviendo en Estados Unidos».

Supuestos encuentros

En agosto del año 2021 medios guatemaltecos publicaron una supuesta reunión de empresarios rusos-israelíes con los presidentes Giammattei y Bukele. El encuentro sucedió, según el portal “Soy502”, en 2020, en un lujoso yate. La presunta reunión cobró revuelo, puesto que el presidente guatemalteco ha sido señalado por aceptar sobornos por parte de empresarios rusos para apoyar un proyecto marítimo donde llegan contenedores rusos.

Ambos presidentes negaron en Twitter dicha reunión

La guerra en Ucrania es un choque de imprevisibles golpes, que no sólo afectan al país que está siendo devastado, sino que abarca a Occidente, y América Central no queda soslayado.

Hoy las sociedades latinoamericanas se preguntan: ¿por qué los gobiernos no han sido capaces de generar economías más fortalecidas y revertir los embates? Por ejemplo, ¿Por qué Centroamérica no es quien provee al mundo del trigo? La pregunta queda en el aire.

Le invitamos a leer más noticias de Facebook: @Iberonews

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí