Con el reshoring América Latina puede ser la fábrica del mundo

Ante un fenómeno de reshoring en América Latina, México, Guatemala, República Dominicana, El Salvador y Costa Rica levantan la mano.

manufactura reshoring
El reshoring en América Latina puede beneficiar a los países. Este fenómeno está sucediendo porque las empresas no quieren volver a sufrir una disrupción en sus cadenas de suministro, como sucedió con el Covid-19. Foto de Kateryna Babaieva en Pexels

POR HUGO IVÁN DOMÍNGUEZ
IberoNews.- El Covid-19 y las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos han revivido el interés de un eventual fenómeno de reshoring en América Latina. Este concepto consiste en devolver las operaciones de producción al país de origen u otros cercanos. México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica y República Dominicana llevan la ventaja.

Ese virus surgido en una pequeña ciudad llamada Wuhan puso al mundo de cabeza. Y causó múltiples estragos en distintos lugares del mundo. Por ejemplo, hubo interrupciones en el suministro de productos y componentes.

Esto es un argumento más para restar protagonismo a China como centro manufacturero. Es algo que Estados Unidos ha intentado desde la administración de Donald Trump.

Asia, y China en particular, ha sido una de las fábricas del mundo. De acuerdo con el sitio de negocios y economía US News, Vietnam, India y China son los países con los costos de manufactura más baratos del mundo.

Sin embargo, los negocios están viendo más allá de los precios de fabricación hacia otros factores que están ganando más peso en las decisiones de inversión. Uno de ellos es el riesgo de sufrir interrupciones en el suministro de productos y materias primas, como sucedió al principio de la pandemia. Otro es una potencial guerra comercial entre Estados Unidos y China —las dos economías más grandes del mundo—. Los países de América Latina deberían estar atentos y afinar estrategias.

Le invitamos a leer: Manufactura en Centroamérica, ¿lista para una guerra comercial?

¿Por qué es importante el reshoring en América Latina?

El reshoring en América Latina puede beneficiar a los países. Este fenómeno está sucediendo porque las empresas no quieren volver a sufrir una disrupción en sus cadenas de suministro, como sucedió con el Covid-19.

“La pandemia obstaculizó las operaciones de las fábricas y sembró el caos en el transporte marítimo mundial. Muchas economías de todo el mundo se vieron afectadas por la escasez de una amplia gama de productos, desde la electrónica hasta la madera y la ropa”. Así lo indica el artículo Cómo el mundo se quedó sin nada, del New York Times publicado en junio de 2021.

Las operaciones de las empresas se han vuelto globales. La producción aquí, el diseño acá, el centro de distribución allá y el transporte acullá. Pero los tomadores de decisión se han dado cuenta de que estirar demasiado las cadenas de suministro es riesgoso para los negocios. Es más costoso sufrir disrupciones en el abastecimiento de productos y materias primas. Y el riesgo de que esto suceda es mayor cuando provienen de Asia.

“El impacto imprevisto de Covid-19 ha renovado el interés y debate sobre la dependencia mundial de la deslocalización de la fabricación y los servicios a China”, señala la consultora MarshMcLennan. “Como resultado, el nearshoring se ha convertido en una posibilidad atractiva para muchas empresas”, ahonda en el reporte Latin America Is Missing a $72 Billion Opportunity in Nearshoring, publicado en julio de 2021.

Gartner publicó la encuesta Weathering the Storm: Supply Chain Resilience in an Age of Disruption en junio de 2020. En ella encontró que 33% de los líderes de cadena de suministro movió sus negocios fuera de China. O, en todo caso, planeaba hacerlo para 2023.

Le invitamos a leer: Las carreteras frenan la cadena de suministro en Centroamérica

Los países de América Latina más atractivos

La economía más grande del mundo sigue siendo Estados Unidos. Por lo tanto, las empresas buscarán fabricar en sitios más cercanos a ese mercado. Ante un posible reshoring en América Latina, algunos países llevan ventaja.

México, sin duda, es de los más aventajados. Simplemente es el lugar 11 en cuanto a costos de manufactura, de acuerdo con el ranking These Countries Have the Cheapest Manufacturing Costs, de US News.
Este país es un centro especializado en manufactura. Además, tiene un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Pero no es el único. Siguiendo el ranking: Guatemala (12) y República Dominicana (15) ofrecen costos competitivos para la manufactura. Le siguen El Salvador (18), Ecuador (20), Costa Rica (22), Perú (23) y Colombia (24).

Además de los costos hay otros factores que orillan a las empresas a pensar en los riesgos que tiene fabricar en sitios lejanos. Entre ellos están los largos tiempos de respuesta en la cadena de valor, viajes exhaustivos y envíos costosos.

En algunos casos, los costos de transporte de China a México aumentaron hasta 600% desde el inicio de la pandemia. Así lo explica un empresario del sector textil que prefiere mantener el anonimato. Añade que esto es resultado de la poca oferta de transporte.

“A medida que se ha arraigado la idea de acercar la fabricación a Estados Unidos y, en particular, a los países con lazos políticos comunes, no sorprende que la gente mire hacia América Latina”, agrega MarshMcLennan. “Sin embargo, la pregunta es si la región puede aprovechar esta oportunidad y la creciente visión mundial de China como adversario y competidor estratégico”.

Le invitamos a leer: El Covid-19 puso a prueba al sector logístico de Panamá

¿Cómo hacer del reshoring una oportunidad para Latinoamérica?

fDi Intelligence señala que, ante un fenómeno de reshoring en América Latina, los países deberán hacer un atractivo argumento de venta con agencias de Estados Unidos. Un buen ejemplo es la Asociación de Zonas Francas de las Américas (AZFA) de las Américas. La organización agrupa a 25 países del continente. Y busca promover los principales centros de fabricación de la región.

Un problema de fondo tiene que ver con que una empresa no se mueve por sí sola. Migrar operaciones exige mover una cadena de suministro. Esto puede involucrar decenas de compañías que tendrían que salir de Asia para mover sus operaciones a América Latina. Pero muchos de esos países no están listos para ello. Por ejemplo, infraestructura y costos de transporte, electricidad, mano de obra especializada.

México, Colombia, Panamá y Costa Rica pueden igualar los bajos costos y el alto capital humano del sudeste asiático. Pero es distinto el caso de los países del Triángulo del Norte. Guatemala, El Salvador y Honduras luchan con un bajo capital humano y problemas de seguridad. Así lo dice Jimena Blanco, líder para Américas de Verisk Maplecroft, citada por fDi Intelligence.

Las condiciones para atraer inversiones ahí están. Pero la labor no luce sencilla.

Le invitamos a leer más noticias de Facebook: @Iberonews

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí