Los productos financieros para mujeres necesitan lente de género

productos financieros para mujeres
En los últimos años estamos viendo un cambio en los productos financieros para mujeres en América Latina. Foto de Christina Morillo en Pexels

POR HUGO SALVATIERRA
IberoNews.- Los productos financieros para mujeres en Latinoamérica deben tener perspectiva de género. Además, tiene que considerar su ciclo de vida, así como sus circunstancias y necesidades específicas.

Como contexto, en la región sólo el 49% de las mujeres tienen una cuenta bancaria, indica datos del Banco Mundial. Además, el 11% ahorra y el 10% dispone de crédito. En el caso de los hombres estos datos son de 54, 16% y 13% respectivamente.

Por un lado, se debe ofrecer créditos, pero también es importante inculcar la cultura del ahorro y los seguros. Esto las hará resilientes ante hechos como la crisis económica desatada por el Covid-19. Así lo explica Laura Fernández Lord, responsable de Sostenibilidad y Empoderamiento de la Mujer en la Fundación Microfinanzas de BBVA (FMBBVA).

Añade que estos instrumentos tienen que ir acompañados de educación financiera, gestión empresarial y habilidades digitales. De este modo sus microempresas podrán convertirse en pequeños negocios o empresas medianas.

Agrega que es necesario desmontar los sesgos inconscientes de género que existen en las entidades del sector. Por ejemplo, pensar que las mujeres tienen más riesgo. Del tema, comenta que son mejores pagadoras y más prudentes en la gestión de su riesgo que los hombres.

“O que no pueden ser emprendedoras de éxito porque están muy ocupadas atendiendo el hogar. O que tienen que contar con la aprobación de su marido para recibir el crédito. O sea, todas estas cosas también las tenemos que tratar y las tenemos qué desmontar”, agrega. 

Le invitamos a leer: Las mujeres STEM en Centroamérica reman a contracorriente

¿Quiénes impulsan los productos financieros para mujeres en Latinoamérica?

Fernández Lord asegura que en los últimos años estamos viendo un cambio en los productos financieros para mujeres en América Latina. Como consecuencia, hay más entidades del sector que miran “con otras gafas a las mujeres”. Esto ha resultado en la creación de una banca para las mujeres.

A menudo, las acciones han sido acompañadas por instituciones multilaterales. Entre ellas está el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Financiera Internacional (IFC). Estas instituciones tienen programas que brindan su apoyo y expertise para ayudar a expandir los productos financieras para mujeres emprendedoras. Muchas de estas entidades se agrupan en la Financial Alliance for Woman.

Le invitamos a leer: El ascenso de las mujeres ejecutivas en Centroamérica

Países con lente de género

La especialista menciona algunos proyectos que buscan cambiar el panorama para los productos financieros para mujeres en Latinoamérica. Por ejemplo, Chile tiene un plan de acción en educación financiera que incluye en enfoque de género. También abarca la realización de estudios con enfoque de género. De hecho, el banco central fue uno de los pioneros en la región en desagregar por género datos de uso de las cuentas bancarias y del uso financiero. 

México también tiene una estrategia enfocada en mujeres. Ésta incluye fomentar su inclusión financiera. También busca incentivar su representación en las entidades financieras. Esto, porque si no están presente en las organizaciones difícilmente tendrán sensibilidad hacia el tema.

Le invitamos a leer: Los retos de la equidad de género en Latinoamérica

¿Qué perdemos sin productos financieros para mujeres en Latinoamérica?

Sin productos financieros para mujeres en Latinoamérica perdemos la posibilidad de que participen en la economía y que contribuyan en mayor medida.

“Y es una oportunidad que no solamente se les está negando a ellas. También se les niega a sus familias y también a las economías locales. Porque son ejes vertebradores y piedras angulares en la reactivación de la economía local”, puntualiza Fernández Lord.

De este modo perdemos la posibilidad de sacar de la pobreza a millones de personas a través del empoderamiento económico de la mujer.

Ellas son piedras angulares del desarrollo de sus familias. A éstas destinan hasta el 90% de los ingresos. El hecho implica la mejora de la educación, nutrición y salud de sus hijos. Como consecuencia, se contribuye clarísimamente al progreso intergeneracional, al desarrollo sostenible e inclusivo que tanto necesitamos y que queremos lograr en 2030, puntualiza.

Le invitamos a leer más noticias de Facebook: @Iberonews

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí