El escándalo de la UNOPS podría repercutir en América Latina

El trabajo de la UNOPS, acusada de financiamientos irregulares, también es cuestionado en México, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica.

corrupción UNOPS
Varios países de América Latina son testigos de la poca transparencia de la UNOPS en su gestión, la falta de información, el incumplimiento de contratos y otras situaciones. FOTO: Pexels / cottonbro

POR HUGO IVÁN DOMÍNGUEZ
IberoNews.- El escándalo de financiamientos irregulares por parte de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) podría tener repercusiones en América Latina. México, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica son algunos de los países de la región que han firmado acuerdos de colaboración con esta oficina de la ONU y ninguno está exento de polémica.

En México intervino en un proyecto para centralizar la compra de medicamentos, el cual ha sido acusado de opacidad. Si nos enfocamos en Guatemala, ahí firmó un convenio que, entre otras cosas, pretendía resolver el desabasto de medicamentos, problema que persiste.

Cerca de ahí, en Costa Rica ganó la licitación para gestionar el proyecto de ampliación de 2.2 kilómetros de la avenida Lindora, Santa Ana, el cual fue cancelado por falta de financiamiento. Y finalmente, en Nicaragua participa en un proyecto para combatir al Covid-19, el cual ha sido acusado de falta de transparencia.

Más adelante mostraremos a detalle cada uno de estos casos.

Le invitamos a leer: Los pilares del combate a la corrupción en el norte de Centroamérica

¿Qué sucedió con los financiamientos irregulares de la UNOPS?

Hace unos días, la plataforma de medios Devex, en colaboración con el diario The New York Times, reveló financiamientos y manejos irregulares de esta organización por 70 millones de dólares.

La oficina de Servicios de Supervisión Interna de la ONU inició una investigación independiente sobre las circunstancias que hubo en torno a una serie de préstamos a Sustainable Housing Solutions Holdings, con sede en Singapur.

Esta empresa recibió decenas de millones de dólares en fondos de UNOPS para construir más de 1 millón de viviendas en seis países. Ello, a pesar de que esta empresa carecía de experiencia previa en la ejecución de proyectos de este tamaño. “Hoy, todo el proyecto está estancado, se le deben decenas de millones de dólares a UNOPS y no se han construido casas”, agregó Devex. El escándalo ya cobró la cabeza de su directora, Grete Faremo.

Le invitamos a leer: 5 preguntas para entender el préstamo de 250 mdd que el BCIE retiró a Honduras

¿Qué es la UNOPS y por qué importa a América Latina?

Para entender las repercusiones que tiene el caso de la UNOPS en América Latina hay que empezar por entender su labor principal.

Esta oficina presta servicios para la gestión de proyectos humanitarios, de asistencia humana y desarrollo, infraestructura y obra pública. Tiene experiencia particular en los sectores relacionados con la salud y el clima.

Según su Plan Estratégico 2022-2025, este organismo aporta “experiencia técnica en infraestructuras de calidad y adquisiciones públicas, y ayuda a atraer financiación para inversiones sostenibles en infraestructuras e innovación”.

De acuerdo con el mismo documento, uno de sus enfoques es optimizar las adquisiciones públicas. Sus datos indican que este rubro representa entre el 12.6 y el 14.4% del Producto Interno Bruto de los países.

Para optimizarlas, dice, trabaja en “liberar recursos mediante la obtención de eficiencias y evitar las pérdidas por falta de transparencia, fraude y corrupción”.

Le invitamos a leer: La inestabilidad política afecta la competitividad de Centroamérica

La UNOPS y sus relaciones con América Latina

Para mala fortuna de la UNOPS, este no es el único caso polémico donde se ha involucrado. Varios países de América Latina son testigos de la poca transparencia en su gestión, la falta de información, el incumplimiento de contratos y otras situaciones.

Tras la renuncia de Grete Ferrano, el embajador de Estados Unidos en la ONU, Chris Lu, dijo que era necesario realizar una revisión integral del modelo de negocios, la estructura de gobierno y el personal de UNOPS.

El escándalo de la oficina de la ONU podría dar pie a revisar con lupa los contratos y proyectos que ese organismo ha ganado en los países donde tiene presencia. Entre ellos:

  • México
  • Guatemala
  • Costa Rica
  • Nicaragua

México, la polémica por el desabasto de medicamentos

México es uno de los países de América Latina donde la UNOPS había ganado uno de sus contratos más grandes. Según el periódico mexicano El Economista, tendría un valor cercano a 100 millones de dólares.

El 31 de julio de 2020, el gobierno mexicano firmó un convenio con la UNOPS para centralizar y consolidar la compra de medicamentos, insumos y dispositivos médicos. La oficina de la ONU, a su vez, haría licitaciones públicas con proveedores nacionales y extranjeros para otorgar los contratos.

La idea era aprovechar la experiencia de la oficina de la ONU para hacer un proceso más eficiente, incluyente y a un costo menor. Este organismo dijo en un comunicado que el acuerdo “mejoraría la transparencia y optimizará el uso de los recursos” en las licitaciones de medicamentos y equipo médico.

Pero no ha sido así. “Las compras de medicamentos y material de curación realizadas por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) son opacas: conocemos menos información sobre estas contrataciones que de las que se registran en Compranet”. El cuestionamiento es del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) en un artículo publicado en su sitio web.

Y añade: “La información sobre los contratos carece de detalle, los documentos no están disponibles y la Gestión de Contratos UNOPS México afirma que estos no son públicos”.

Diez meses después del inicio de la colaboración, según el Imco, no solo hay atrasos en la adjudicación de más de 1,900 claves de medicamentos y material de curación (94% del total) para el abastecimiento de 2021, también hay poca información acerca de los contratos que ya han sido adjudicados.

La ineficiencia de la UNOPS ocasionó que el Instituto de la Salud para el Bienestar (Insabi) de México lanzara diversas licitaciones para realizar directamente las compras de medicamentos.

Guatemala y otro escándalo de medicamentos

Guatemala es otra víctima de la polémica en torno a la UNOPS y sus relaciones con países de América Latina. La oficina de la ONU y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) habían hecho proyectos conjuntos desde 2007 para la construcción y remodelación de hospitales.

En 2016 firmaron convenios para resolver una problemática que vivía el sistema de salud guatemalteco. Esto incluía “procesos judiciales; desabasto de medicamentos en varias de las unidades hospitalarias; descontento de los usuarios por la mala atención y, posiblemente, una de las crisis institucionales más profundas de la seguridad social”.

El 11 de febrero de 2020, el embajador de Guatemala en la ONU, Luis Lam, aseguró que el acuerdo con la UNOPS había traído una reducción de 54% en los costos por adquisición de medicamentos.

Sin embargo, diversos medios locales apuntan a una escasez de medicamentos en diversos nosocomios de ese país, como fue en caso del Hospital General San Juan de Dios.

La Defensoría de la Salud de Guatemala apunta que uno de los principales afectados son los pacientes con Covid-19. Pero el desabasto también afecta a las áreas de pediatría, cuidados intensivos, internamiento y oncología de la red nacional de hospitales.

UNOPS ha comprado 685 tipos de medicamentos y, según el IGSS, ejecuta anualmente más de 65,000 operaciones. Hasta la fecha, ha adquirido 552 millones de dosis de medicamentos. También, hasta diciembre de 2020, se han realizado cuatro licitaciones para hemodiálisis, diálisis y servicios de asistencia técnica, por un monto contratado de 119.3 mdd.

Costa Rica y la infraestructura fantasma

Costa Rica es otro país de América Latina donde la UNOPS no ha salido bien librada. Desde 2016, la oficina de la ONU obtuvo una licitación para gestionar el proyecto de ampliación de 2.2 kilómetros de la avenida Lindora, Santa Ana.

La UNOPS administraría el proyecto, mientras que las constructoras Hernán Solís, Ginprosa, DICCOC y LGC se encargarían de la construcción de la obra.

No obstante, el año pasado, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) canceló el proyecto argumentando “falta de financiamiento”.

La UNOPS estaba a cargo de ese proyecto desde 2016 e, incluso, recibió recursos por un monto de 1.1 mdd para pagar salarios, viáticos, traslados, estudios previos y gastos administrativos.

El director de La UNOPS en Costa Rica, Alejandro Rossi, dijo en enero de 2021 que los trabajos de ampliación en Lindora seguían sin definir su fecha de inicio por la falta de asignación del presupuesto para ejecutar el proyecto. La información fue publicada por el Semanario Universidad.

No obstante, en abril, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes de Costa Rica comunicó a la UNOPS la cancelación de la obra.

Desde 2020, la UNOPS también tiene un proyecto importante en Nicaragua, esta vez para combatir el Covid-19. 

¿Y Nicaragua?

En julio de ese año, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó al gobierno de ese país un crédito por 43 millones de dólares. El objetivo es financiar el proyecto Respuesta inmediata de salud pública para contener y controlar el coronavirus.

“El proyecto contará con el apoyo operativo de dos agencias internacionales durante la etapa de implementación. Estas son la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”, dijo el BID en un comunicado.

Pero, al parecer, persisten los problemas de opacidad en la información. “No es admisible que las instituciones concernidas se contagien del secretismo del Gobierno”. La cita es de un artículo de El Confidencial publicado en enero de 2021.

Y añade: “En estas condiciones debemos denunciar la actitud irresponsable de la cúpula gobernante. Pero también corresponde emplazar tanto al BID, como a la OPS, al PCI y a la UNOPS, que son las entidades involucradas en el proyecto”.

En este caso, la UNOPS no es la principal responsable de la falta de información. No obstante, parece que la polémica la persigue siempre.

Le invitamos a leer más noticias de Facebook: @Iberonews

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí